Laser treatment: laser treatment skin

Terapia con láser ¿Cómo debo cuidar mi piel después del tratamiento?

Los dermatólogos suelen recomendar la terapia con láser para tratar los signos de envejecimiento o las dermatosis, como la hiperpigmentación y las cicatrices del acné. En este artículo se explica cómo funciona la terapia con láser y describe los diferentes tipos de tratamiento con láser. Exploramos cuáles podrían ser las posibles alternativas y el mejor modo de cuidar la piel y ayudar a regenerarla después del tratamiento con láser.

¿Qué es la terapia con láser?

La palabra LÁSER es una abreviación de amplificación de la luz por emisión estimulada de radiación (Light Amplification of Stimulated Emission of Radiation, en inglés). Esta definición describe el modo en que funciona el láser: rayos de luz generados artificialmente, controlados y usados para penetrar en el tejido humano para corregir una serie de problemas médicos y estéticos.

En resumen, las zonas problemáticas de la piel son “golpeadas” con luz de alta energía. Esta luz se transforma en calor y trabaja en la zona deseada. Los tratamientos más suaves se dirigen a la epidermis de la piel (la capa superficial), mientras que los más intensos pueden penetrar en las capas más profundas de la piel.

La terapia con láser ofrece un tratamiento más preciso que un peeling químico y se usa para reducir o eliminar:

  • Líneas de expresión y arrugas
  • Venas varicosas
  • Rosácea
  • Problemas de hiperpigmentación como manchas producidas por la edad (también conocidas como manchas producidas por el sol) y marcas del acné
  • Cicatrices (incluidas las cicatrices producidas por el acné)
  • Marcas de nacimiento
  • Vello no deseado
  • Tatuajes

¿Cuáles son los diferentes tipos de tratamiento con láser?

Existen muchos tipos de láseres usados con fines estéticos, pero se pueden agrupar en dos grandes categorías: láseres ablativos y no ablativos.

Láseres ablativos

La ablación es un término médico usado para describir la extirpación de material de la superficie de una estructura mediante un proceso erosivo. El tratamiento con láser ablativo se define por el hecho de que elimina las capas superiores de la piel y de este modo la piel puede tardar unas semanas en cicatrizar tras el tratamiento.

A menudo, los láseres ablativos se usan para reducir las cicatrices. También se utilizan para tratar las arrugas, ya que puede estimular la producción de colágeno. Existen dos tipos distintos de láseres ablativos: los de dióxido de carbono y los de erbio.

Láseres no ablativos

Los láseres no ablativos dejan la superficie de la piel intacta de modo que, aunque puede aparecer algún enrojecimiento tras el tratamiento, la piel por lo general se recupera con rapidez. Debido a que actúan por debajo de la superficie de la piel, son particularmente eficaces a la hora de eliminar venas varicosas, reducir los problemas de pigmentación, tratar líneas de expresión y arrugas pequeñas y eliminar vello no deseado y tatuajes. Existen diversos tipos de láseres no ablativos, pero los más comunes son los láseres de colorante pulsado (o DPL, por sus siglas en inglés), los láseres Nd-YAG y los láseres Alexandrita.

Los dermatólogos también utilizan otros tratamientos basados en luz que no son láseres, como la luz pulsada intensa (IPL, por sus siglas en inglés).

Tratamiento con láser: hiperpigmentación
La terapia con láser es una manera eficaz de tratar los problemas de hiperpigmentación, como las manchas producidas por la edad.

¿Cuándo debo considerar utilizar el tratamiento con láser en la piel?

Si está particularmente preocupado por la hiperpigmentación, la rosácea, las cicatrices producidas por el acné o cualquier otra dermatosis, debería hablar sobre posibles tratamientos con un dermatólogo. Le recomendarán el tratamiento más idóneo para su tipo de piel. 

Existen algunos cuidados de la piel dermoestéticos especialmente eficaces que podría intentar antes de someterse a una terapia con láser para la rosácea o la hiperpigmentación:

Los dermatólogos examinan la piel antes de recomendar la terapia con láser
El dermatólogo examina la piel para poder hacer recomendaciones sobre los tratamientos

  • Para problemas de hiperpigmentación, como las manchas producidas por la edad, por el sol o las marcas del acné, puede probar la gama Eucerin Anti-Pigmento. Se ha demostrado clínica y dermatológicamente que reducen las manchas oscuras y evitan su reaparición. Los primeros resultados son visibles después de dos semanas y mejoran continuamente con el uso regular.

Si decide someterse a la terapia con láser, tenga en cuenta que es más eficaz en pieles pálidas. La terapia con láser también puede ocasionar efectos secundarios e incluso puede ocasionar hiperpigmentación posinflamatoria.

¿Cómo debo tratar mi piel después de la terapia con láser?

La terapia con láser siempre la debe llevar a cabo un médico cualificado y experimentado, y deben seguirse detenidamente las instrucciones de cuidado previo y posterior. 

Una vez se ha reformado el tejido de la piel (un proceso conocido como reepitelización), conservar la piel hidratada ayuda a regenerar la piel. La pomada reparadora Eucerin Aquaphor aporta a la piel el cuidado SOS que necesita. Forma una barrera protectora semioclusiva en la piel que favorece la transferencia natural de vapor de agua y oxígeno a la piel y desde ella. La fórmula contiene glicerina, un ingrediente hidratante eficaz que atrae el agua y ayuda a mantenerla en la piel.

La glicerina actúa conjuntamente con el pantenol, que ayuda a acelerar la regeneración y la reparación a la vez que también hidrata la piel. Se ha demostrado clínica y dermatológicamente que la pomada reparadora Eucerin Aquaphor repara la piel muy seca, agrietada o irritada. No se debe aplicar en heridas abiertas, que supuren o sangren.

La piel que ha quedado en la superficie después del tratamiento con láser también es probable que sea muy sensible a la luz solar, por lo que es importante usar un factor de protección solar alto después del tratamiento, incluso en días nublados. La gama Eucerin Sun está compuesta de productos de protección solar facial con factor de protección solar alto y muy alto (30, 50 y más de 50) que aportan a la piel la protección necesaria después de la terapia con láser.

Cómo cuidar la piel tras un tratamiento con láser: Eucerin Aquaphor
La pomada reparadora Eucerin Aquaphor aporta a la piel el cuidado SOS que necesita
Cuidado tras un tratamiento con láser: Eucerin Aquaphor
La pomada reparadora Eucerin Aquaphor acelera la regeneración de la piel

Si se ha sometido a terapia con láser para tratar la rosácea o la hiperpigmentación, también recomendamos que, una vez que la piel se haya recuperado completamente, cuide la piel mediante un hábito diario delicado pero eficaz con productos que le ayudarán a cubrir las necesidades especiales de la piel y a prolongar la eficacia del tratamiento. Pruebe la gama Eucerin Anti-Pigmento para la piel propensa a la hiperpigmentación. Asimismo, sugerimos el uso de productos de protección solar de calidad superior a diario a fin de evitar que se vuelvan a producir los mismo síntomas. 

Suscripción a la newsletter

Para recibir las últimas noticias sobre Eucerin, por favor, rellene los siguientes campos y suscríbase a nuestra newsletter

  • Pruebe nuestros nuevos productos.
  • Participe en sorteos exclusivos.
  • Reciba información y consejos actualizados.