How to treat a burn

Quemaduras menores ¿Cómo debo tratarme la piel?

Las quemaduras son una de las lesiones domésticas más habituales. Obviamente, la mejor forma de cuidar la piel es, en primer lugar, introducir medidas para evitar que se produzcan las quemaduras. Cuando se producen, las quemaduras graves requieren atención médica inmediata, pero las quemaduras superficiales y leves en la piel del adulto normalmente se pueden tratar en casa.  En este artículo se explica la diferencia entre una quemadura superficial y leve y las quemaduras más graves y se examina el modo de dar el tratamiento necesario a una quemadura leve.

¿Qué es una quemadura?

Una quemadura es una lesión causada por una exposición al calor, llamas, fricción o a los rayos del sol. Entre las causas comunes de quemaduras de piel se incluyen:

  • Quemaduras por radiación: las más frecuentes, debidas a una excesiva exposición al sol
  • Quemaduras por calor: quemaduras a través de objetos o líquidos calientes (como líquidos en ebullición) o fuego (incluidas las llamas de cerillas y encendedores)
  • Quemaduras por fricción: por lo general, causadas por una raspadura o una quemadura por calor causada por el contacto con una superficie dura como carreteras, alfombras, suelos de gimnasio o cuerdas
  • Quemaduras eléctricas: provocadas por fuentes eléctricas
  • Quemaduras con sustancias químicas: provocadas por productos químicos industriales o domésticos
Quemaduras de la piel: quemadura solar en la espalda
La sobreexposición al sol puede causar quemaduras solares

¿Cuáles son los diferentes tipos de quemaduras?

La variedad de quemaduras en cuanto a su gravedad se clasifica según la lesión que causan en la piel y en el tejido subyacente:

  • Quemaduras de primer grado: También conocidas como “quemaduras superficiales”, son el tipo menos grave de quemaduras y afectan solamente a la epidermis (capa más exterior de la piel).  La piel permanece intacta pero está enrojecida (aunque se vuelve blanca si se presiona), hinchada y con dolor.
  • Quemaduras de segundo grado: También conocidas como “quemaduras de espesor parcial”, la lesión en la piel se extiende más allá de la capa más exterior de la piel (epidermis) a la dermis. Aparecen ampollas en la piel y se  enrojece, puede supurar y es doloroso.
  • Quemaduras de tercer grado:  Los tipos de quemaduras más graves también se conocen como “quemaduras de espesor total”, ya que provocan daños en el tejido y, quizás, también en el hueso por debajo de la superficie de la piel. A menudo son marrones o negras y secas y, como los nervios a menudo también están dañados, pueden ser indoloras.
 
Quemadura en la piel y ampolla
Las quemaduras de primer grado pueden ser dolorosas. La piel se vuelve roja y puede hincharse, pero permanece intacta.

Tratamiento para quemaduras: ¿qué debo hacer si me quemo la piel?

El tratamiento recomendado para las quemaduras varía en función de la gravedad de estas:

 

  • Quemaduras de primer grado: normalmente se pueden tratar en casa, pero aún así debe consultar a un médico si la quemadura afecta un área de la piel de más de siete centímetros y se encuentra en la cara o en una articulación importante.
  • Quemaduras de segundo grado: es posible que requieran una pomada con antibiótico y vendajes frecuentes. Es recomendable consultar a un médico si cubren un área extensa o están en la cara.
  • Quemaduras de tercer grado, por sustancias químicas o quemaduras eléctricas: es necesario recibir atención médica inmediata y debe llamar a los servicios de urgencias locales o consultar a un médico en función de la gravedad de la lesión. 
Qué se debe poner en una quemadura: pomada para quemaduras
El tratamiento para la quemadura depende de la gravedad de esta

Cuidado de la piel para quemaduras de primer grado superficiales y leves

El primer paso en el cuidado de las quemaduras de primer grado es empapar el área afectada en agua fría o mantenerla bajo un grifo de agua fría durante cinco minutos o más. 

A continuación, puede evaluar la lesión de la piel:

  • Si la piel está enrojecida e irritada, puede aplicar una crema para quemaduras o una pomada protectora, como la pomada reparadora Eucerin Aquaphor. Le aporta a la piel el cuidado SOS que necesita y le ayudará a acelerar la regeneración de la piel. La pomada se presenta en distintos formatos y tamaños para que pueda llevarla siempre consigo y tenerla a mano cuando la necesite. Y una cantidad de producto que quepa en la yema del dedo es normalmente más que suficiente para tratar un área pequeña.
  • En el caso de una quemadura solar leve, aplique un producto calmante después de la exposición solar como Eucerin Sun Crema-Gel After Sun en la zona afectada. 
 
Cómo tratar una quemadura: pomada para quemaduras
La pomada reparadora Eucerin Aquaphor aporta a la piel el cuidado SOS que necesita
Primeros auxilios para quemaduras: calmar con agua fría
El agua fría puede ayudar a calmar quemaduras y reducir la inflamación

Cuidado continuo: cómo cuidar la piel con una quemadura de primer grado

Una vez  se han efectuado los primeros auxilios, la piel afectada por una quemadura de primer grado, por lo general, se restablecerá  en el plazo de una semana por sí misma. Mantener hidratada una quemadura leve con un producto de cuidado SOS como Aquaphor Pomada Reparadora le ayudará a acelerar la regeneración de la piel. 

La pomada forma una barrera protectora semioclusiva en la piel que favorece la transferencia natural de vapor de agua y oxígeno a través de la piel . La glicerina que contiene la fórmula es un hidratante eficaz que atrae el agua y ayuda a mantenerla en la piel. Actúa conjuntamente con el pantenol, que ayuda a acelerar la regeneración y la reparación a la vez que también humedece la piel. Se ha demostrado clínica y dermatológicamente que la pomada repara la piel irritada.

Qué se debe poner en una quemadura: pomada para quemaduras
La pomada reparadora Eucerin Aquaphor favorece la regeneración de la piel

Para quemaduras de segundo grado, Aquaphor Pomada Reparadora solo debe aplicarse una vez que ha finalizado el proceso de reepitelización (el proceso mediante el cual se forma el nuevo tejido). No se debe aplicar la pomada en heridas abiertas, que supuren o sangren.

Si está preocupado/a por la piel, o piensa que la quemadura se puede haber infectado, pida consejo a un médico.