Mujer aplicándose crema en las manos

Comprender la piel pH de la piel

La piel es una sofisticada estructura multitarea que realiza multitud de roles esenciales para nuestro bienestar general.

El papel más importante que juega es el de barrera protectora entre nuestro cuerpo y el mundo exterior, siendo el pH de la piel uno de sus mecanismos de protección clave. El pH de nuestra piel está en constante peligro debido a diversos agentes agresivos externos como la contaminación, los cambios de temperatura y los productos químicos agresivos. Proteger la piel con productos de calidad superior ayuda a mantener su valor de pH óptimo, de manera que pueda realizar su papel vital, protegernos.


¿Qué es el pH de la piel?

Gráfico del pH de la piel
El manto protector de la piel es ligeramente ácido

El valor de pH óptimo de la piel en la mayor parte de la cara y el cuerpo oscila entre 4,7 y 5,75. Un pH de 7, el del agua pura, es calificado como neutro. Cualquier valor inferior recibiría la categoría de ácido y si fuera superior nos referiríamos a él como alcalino, de manera que el pH natural de la piel podría ser considerado como ácido. Este pH ligeramente ácido es consecuencia del manto ácido, la parte acuosa de la película hidrolipídica que protege las capas externas de nuestra piel. Para más información, consulte: la estructura de la piel.

El pH de la piel varía ligeramente según el género, hombre o mujer, y con
el lugar del cuerpo en el que se encuentre. También fluctúa dependiendo de las diferentes etapas de la vida.

¿Por qué es importante el pH de la piel?

El pH de la piel juega un papel importante en el estado de la piel. El manto ácido es clave para la creación de la barrera protectora de ésta, neutraliza los agentes agresivos de base alcalina (como los humectantes fuertes), inhibe el crecimiento de las bacterias y restaura y mantiene el entorno ácido óptimo para que pueda prosperar la flora natural de la piel.

Si el pH de la piel sube hasta valores alcalinos, su equilibrio natural se ve alterado. No se pueden sintetizar lípidos esenciales de la epidermis y la piel pierde agua y se deshidrata. En este estado, la capa externa de la piel, o epidermis, no puede funcionar como barrera protectora.

Cuando la función de barrera dérmica está comprometida, puede desecarse, volverse sensible o hipersensible. Es susceptible a infecciones, enfermedades como la dermatitis atópica y la rosácea, y su capacidad para proteger el cuerpo se ve comprometida.

Primer plano de la piel facial
El manto ácido ayuda a mantener la salud de la piel.
Primer plano de la piel infectada
Cuando el pH de la piel se ve afectado la piel se vuelve propensa a sufrir infecciones.

¿Qué factores pueden afectar al pH de la piel?

Hay muchos factores internos y externos que pueden afectar el nivel de pH de la piel. El lugar del cuerpo en el que se encuentre la piel, así como determinadas enfermedades de la piel, por ejemplo, la dermatitis atópica.

Factores externos

Los factores externos que afectan negativamente a la piel son, entre otros:

  • Cambios en la temperatura y humedad
  • Suciedad y contaminación
  • Excesiva frecuencia de lavado
  • Cosméticos alcalinos
  • Productos químicos


Los productos químicos de pH alcalino son particularmente perjudiciales para el pH de la piel. Desbordan la capacidad de neutralización natural de la piel y perjudican su barrera protectora.Ciertos medicamentos, por ejemplo, los utilizados en quimioterapia, los diuréticos y los antibióticos, y determinados procedimientos médicos, como la radioterapia y la diálisis, también pueden afectar a las defensas naturales de la piel, alterar su pH y deteriorar sus barrera protectora.

Para más información, consulte: los factores que pueden tener influencia en la piel.

Primer plano de  la mano de una mujer joven abriendo el grifo de la bañera.
Un lavado muy frecuente con agua demasiado caliente puede provocar estrés en la piel.
Peluquera colocando rulos
Los productos químicos fuertes afectan negativamente al pH natural de la piel.

Factores internos

Nuestra propia genética, la edad y las hormonas también pueden afectar al pH de la piel.

El pH de la piel del hombre y el de la piel de la mujer difieren ligeramente. El pH promedio de la piel masculina es inferior debido a que produce más sebo.

Durante las primeras semanas de vida, la piel del bebé tiene un pH más elevado, comprendido entre 6,5 y 5,5, ya que su manto ácido protector todavía no está completamente formado. Para más información, consulte: la piel del bebé y del niño. Con los cambios hormonales que se producen en posteriores fases de la vida, por ejemplo, durante la pubertad, el embarazo y la menopausia, el nivel de pH de la piel también puede verse alterado. Para más información, consulte: la piel en las diferentes edades.

Podemos potenciar el pH óptimo de la piel con cuidado y un estilo de vida sano, hábitos diarios de cuidado de la piel y productos que respeten su pH natural y mantengan su barrera protectora. Para más información, consulte: los hábitos diarios de cuidado de la cara y hábitos para el cuidado de la piel corporal.

Busca productos médicos provistos de ingredientes que restauren el pH natural de la piel y potencien la regeneración de ésta. También es aconsejable tratar determinadas áreas del cuerpo (por ejemplo las manos, las axilas y las zonas íntimas) con productos que estén formulados para respetar su pH natural.

Bebé durmiendo
El manto ácido protector tarda en formarse, así que los recién nacidos tienen una piel particularmente sensible.
Mujer aplicándose loción en el hombro
Los productos que apoyan el pH natural de la piel ayudan a mantenerla en buen estado.

¿Cuál es la diferencia del pH de la piel en las distintas partes del cuerpo?

La estructura de la piel y su pH difieren ligeramente según el lugar del cuerpo en el que se encuentre. Si bien la mayor parte de la piel de la cara y del cuerpo tiene un pH comprendido entre 4,7 y 5,75, hay algunas diferencias notables:

Manos
Las manos trabajan con dureza y están expuestas constantemente a fuerzas externas. Como consecuencia, el pH de la piel de las manos está sometido a estrés. Su manto ácido protector puede debilitarse y la piel es más susceptible a la desecación y a la irritación.

Axilas
La piel de las axilas puede pasar largos períodos sin luz ni aire, condiciones que facilitan el crecimiento bacteriano. La piel de la axila también recibe con frecuencia productos químicos agresivos que están presentes en algunos antitranspirantes o depilantes. Por eso tiene un pH más próximo a 6,5. Esta reducción significativa de la acidez aumenta su susceptibilidad a las infecciones bacterianas. Es la descomposición de estas bacterias la que produce un olor corporal desagradable. Para más información, consulte: la sudoración.

La región genital
Al igual que la piel de la axila, la piel del área genital tiene un pH de 6,5. Su reducida acidez aumenta su propensión a las infecciones bacterianas.

Mujer aplicándose crema en las manos
Las manos necesitan un cuidado especial ya que su manto ácido protector está sometido a estrés.
Cintura de mujer
Cuando la piel tiene una acidez inferior, es susceptible a las infecciones.