Mujer tocándose el hombro

Comprender la piel Barrera protectora de la piel

La piel, el órgano más extenso del cuerpo, es nuestra primera y mejor defensa frente a las agresiones externas. Cuando la piel está sana, sus  capas externas trabajan con fuerza para protegernos pero cuando su estado se ve comprometido, su capacidad para trabajar como barrera efectiva se reduce. Elegir lo mejor para el cuidado de la piel y utilizar productos que contienen dexpantenol es una buena opción ya que que nos ayudan a protegerla, potencian sus defensas naturales y las conservan, consiguiendo un buen aspecto y sensaciones  propias de su naturaleza, con lo que ayudan a la piel en su tarea de protegernos.

El papel de la piel

La piel es una sofisticada estructura multitarea que realiza multitud de funciones esenciales para nuestro bienestar general.

Juega un importante papel psicológico. Como indicación más visible de salud, el estado de nuestra piel afecta en nuestras sensaciones, cómo nos sentimos con nosotros mismos y cómo nos ven los demás.

Pero el papel más importante de la piel es el de ser la primera línea de defensa entre nuestro cuerpo y el mundo en el que vivimos, nos protege y nos ayuda a mantenernos sanos:

  • Manteniendo el equilibrio de fluidos en el cuerpo y previniendo la pérdida de humedad, cuando es necesario.
  • Regulando la temperatura corporal: aísla nuestro cuerpo, conserva el calor en tiempo frío y transpira para refrescar el cuerpo cuando se calienta.
  • Percibiendo la presión y el dolor: absorbe los golpes y nos alerta del peligro.
  • Protegiendo todo el cuerpo frente a los agentes agresores externos.

Gráfico de las capas de la piel
La piel juega un papel importante a la hora de proteger nuestros cuerpos.

¿De qué nos protege la piel?

Los muchos factores externos de los que nos protege la piel son, entre otros: 


  • Cambios en la temperatura y humedad: la piel ayuda a regular la temperatura corporal, controlar la pérdida de humedad y mantener el equilibro de fluidos.
  • Enfermedad: la piel actúa para neutralizar agentes agresivos externos como bacterias, virus y contaminación y les impide entrar en el cuerpo. 
  • Luz UVA: la exposición excesiva a estos rayos genera radicales libres - moléculas agresivas que pueden causar daños en la piel.
  • Presión, golpes y rozaduras: la piel reconoce el dolor y nos avisa del peligro. Actúa como barrera amortiguadora de golpes.
  • Sustancias químicas: la piel es nuestra primera línea de defensa frente a las sustancias agresivas que podemos encontrar en nuestro lugar de trabajo o en casa, donde normalmente usamos productos de limpieza fuertes o prestamos un cuidado inadecuado a nuestra piel.

Para más información, consulte: los factores que pueden tener influencia en la piel.


Ilustración de las funciones de la piel
La piel es nuestra primera línea de defensa frente a agresores externos.

¿Por qué la piel necesita protección?

La piel trabaja duramente para proteger nuestro cuerpo pero las fuerzas a las que está sometida pueden tener impacto sobre su estado y deteriorar sus defensas naturales. Esto puede afectar negativamente a nuestra salud ya que nos volvemos más propensos a sufrir lesiones e infecciones.

La piel misma puede volverse seca, sensible e irritable cuando su barrera protectora se ve comprometida. Esto afecta a su aspecto y las sensaciones que provoca pudiendo influir negativamente en nuestra autoestima. 

Unos hábitos de cuidado minucioso de la piel, utilizando productos que contengan dexpantenol, pueden ayudar a proteger la piel, potenciar su barrera protectora y facilitarle el trabajo de protegernos. Elegir el producto correcto en el cuidado de la piel también puede prevenir su envejecimiento prematuro.


Mujer aplicándose crema en la cara
Los productos que contienen dexpantenol ayudan a potenciar la barrera protectora de la piel.

¿Qué factores influyen en la piel?

Muchos de los factores externos de los que nos protege la piel tienen, a su vez, un impacto sobre la misma. La exposición a rayos UVA, los cambios en el clima y en la temperatura, y el uso de productos químicos en el lugar de trabajo, o bien productos de limpieza agresivos en el hogar, pueden desbordar la capacidad natural neutralizante de nuestra piel, dañar su capacidad para fijar humedad y debilitar su efectividad como barrera de protección. Como resultado, la piel puede

desecarse, sensibilizarse y ser propensa a sufrir enfermedades como la dermatitis atópica.

Un lavado demasiado frecuente con agua que esté demasiado caliente también puede provocar la desecación de la piel, dañar su barrera de permeabilidad y desencadenar problemas.

Una dieta desequilibrada, hacer poco o ningún ejercicio, el estrés, la falta de sueño, fumar, la deshidratación y determinados medicamentos, son otros factores que tienen influencia sobre la piel y afectan negativamente a su capacidad para actuar como barrera de protección.

La piel también se ve afectada por diversos factores internos: genética, envejecimiento, hormonas y determinados problemas de salud como la diabetes. Para más información, consulte: los factores que pueden tener influencia en la piel.


Mujer joven con frío
Los cambios de temperatura y los rayos UVA pueden causar desecación en la piel.
Mujer tomando una píldora.
Las medicinas pueden influir en el estado de la piel.

¿Cómo actúa la piel para protegernos?

La piel se compone de tres capas principales: la epidermis, la dermis y el subcutis – cada una de las cuales contribuye a la capacidad protectora de la piel.

La capa más externa de la piel, la epidermis, forma una barrera protectora contra las influencias medioambientales. La capa externa de la epidermis, el stratum corneum o capa córnea, está formada por células muertas rellenas de lípidos epidérmicos y está cubierta por una película hidrolipídica que incluye el manto ácido.

Ilustración de la barrera dérmica
Una capa córnea estable y una película hidrolipídica intacta actúan conjuntamente para limitar la penetración de sustancias peligrosas así como para evitar la pérdida excesiva de agua.

Lípidos epidérmicos


Son los responsables de fijar la humedad y crear una barrera a la permeabilidad de la piel, ayudando a prevenir la penetración de bacterias y de virus a través de la superficie de la piel.

La película hidrolipídica
Una emulsión de agua y lípidos (grasas) que cubre la superficie de la piel y actúa como barrera complementaria frente a las toxinas. 

El manto ácido
La parte acuosa de la película hidrolipídica. Da a la piel su pH ligeramente ácido, el entorno perfecto para que prosperen los microorganismos amigos de la piel, flora dérmica, y para que los microorganismos perjudiciales sean destruidos. Para más información, consulte: el pH de la piel.

Cuando la piel está expuesta repetidamente a ciertos estímulos externos, la capa córnea se engrosa para defender nuestro organismo, algo que podemos observar, por ejemplo, en la formación de callos en las manos y pies cuando éstos están sometidos a fricción repetida. Si un agente infeccioso o irritante traspasa la primera línea de defensa, el sistema inmune de la piel reacciona para regenerarla y repararla. Para más información, consulte: la estructura y función de la piel.

Las capas inferiores de la epidermis también son responsables de la producción de vitamina D, que nos protege de la osteoporosis y de enfermedades como el raquitismo.

Las otras dos capas de la piel, la dermis y el subcutis, contribuyen también a la función protectora de la piel. Para más información, consulte: la estructura y función de la piel.

Mujer aplicándose crema en el codo.
La piel se engrosa para proteger áreas expuestas a la fricción repetida.

¿Cómo proteger la piel?

Mantener un estilo de vida sano y unos hábitos de cuidado de la piel con productos adecuados nos ayudará a proteger nuestra piel y reforzar sus propiedades como barrera natural. Para más información, consulte: los hábitos diarios de cuidado de la cara y hábitos para el cuidado de la piel corporal.

Productos adecuados son aquellos que se han formulado específicamente para tu tipo de piel y para el estado de ésta y que respetan su valor de pH. Busque productos médicos para el cuidado de la piel que sean adecuados para la piel sensible

Seleccione productos que contengan dexpantenol, un ingrediente activo de eficacia probada a la hora de regenerar la barrera protectora natural de la piel.

Algunas zonas del cuerpo, por ejemplo las manos y la cara, están más expuestas al exterior que otras partes. El cuidado de la piel debe adaptarse a las distintas necesidades de la piel de las diferentes partes del cuerpo

La piel es un órgano vivo que sufre cambios significativos a lo largo de la vida. Cada etapa tiene sus propias necesidades y la protección y el cuidado de la piel debe reflejar estas diferencias. Para más información, consulte: comprender la piel en las diferentes edades.

Una protección solar adecuada es parte esencial de los hábitos de cuidado de la piel. Los rayos UVA dañan la piel, debilitan su función de barrera y son una de las principales causas de envejecimiento prematuro, pudiendo provocar enfermedades más graves, como los cánceres. Para más información, consulte: los efectos de la exposición al Sol y cómo proteger la piel frente al Sol.

Mujer duchándose
Proteja su piel con productos que refuercen sus propiedades naturales de barrera.
Una madre y su hija riéndose
La piel cambia con el curso de los años y tiene distintas necesidades en cada etapa de la vida.