Mujer levantando las manos frente a la cara.

Signos de envejecimiento Piel sensible envejecida

Cuando comienza el proceso de envejecimiento, la estructura de la piel comienza a cambiar. Estos cambios se reflejan hacia el exterior en la textura y la apariencia.

Como se van reduciendo los niveles de las sustancias naturales que le dan a la piel su aspecto firme y juvenil, pueden aparecer finas líneas y arrugas. A medida que la estructura interna se va debilitando aún más, se puede producir pérdida del volumen de la piel o pérdida de densidad. La piel también puede volverse más sensible.

SIGNOS Y SÍNTOMAS

CÓMO RECONOCER LA PIEL SENSIBLE ENVEJECIDA

La piel facial sensible puede manifestar diversos signos y síntomas. Puede acompañarse de picor, tirantez o eritemas.

Por otra parte, comenzando a los 25 años de edad, los primeros signos de envejecimiento llegan a percibirse en la superficie. La mayoría de los que se manifiestan visualmente son finas líneas y arrugas, pérdida de volumen y pérdida de densidad. No obstante, no son visibles todos los cambios. En el caso de la piel sensible envejecida, el cambio más visible es el modo en que se percibe la piel.

El envejecimiento cutáneo afecta a diferentes capas de la piel

1. Capas epidérmicas
Una renovación celular más lenta y una reducción de la producción de lípidos en la superficie de la piel se acompañan más probablemente de aspereza y sequedad. A medida que esta capa de la piel envejece se vuelve más sensible a la luz UV. La piel es menos eficiente para curarse a sí misma y una reducción de la función inmunitaria puede dar lugar a un incremento de infecciones cutáneas junto a una autocuración más lenta de las heridas. La piel puede llegar a ser menos flexible y percibirse irritada más frecuentemente.

2. Capas dérmicas
Después de los 25 años se observa una reducción anual del 1% del colágeno, uno de los "ladrillos de construcción" de la piel. Conjuntamente con una disminución de la elastina, se llega a una desorganización del tejido cutáneo. La estructura de la piel se deteriora y es más probable la aparición de arrugas. La elasticidad se reduce haciendo que la piel sea más propensa a la lesión y la rotura de capilares. La reducción de la circulación sanguínea significa un suministro menos eficiente de nutrición y oxígeno a la superficie. Esto da lugar a una disminución del brillo del cual disfruta la piel joven.

Presentación gráfica de la piel y sus capas.
Después de los 25 años, la disminución anual de colágeno y la disminución de elastina dan lugar a la desorganización del tejido cutáneo.
Parte inferior de una cara femenina.
La disminución de las células que almacenan lípidos puede provocar la aparición de arrugas, por ejemplo, alrededor de la nariz y la boca.

Aspecto y sensaciones de la piel sensible en el envejecimiento

La piel de la cara es particularmente delgada y sensible, lo que la hace más propensa al daño y la irritación inducidos por factores externos. Los procesos de envejecimiento naturales, inevitables, desembocan en una reducción de la capacidad de la piel para regular la humedad, regenerarse y protegerse a sí misma. Este es el caso cuando la función de la barrera cutánea se deteriora y se exacerba por la reducción natural de los niveles de sustancias como el ácido hialurónico, que hidrata las capas cutáneas.

La piel sensible que experimenta un envejecimiento prematuro, puede presentar los síntomas siguientes:

  • Enrojecimiento
  • Sequedad y textura áspera
  • Finas líneas y arrugas
  • Sensación de tirantez
  • Aumento de la sensibilidad a factores externos
Mujer aplicándose crema con el dedo sobre la mejilla izquierda.
Los inevitables procesos de envejecimiento son exacerbados por la reducción de los niveles de ácido hialurónico y coenzima Q10.
Mujer tocándose con la mano la mejilla derecha.
Diversos síntomas, como enrojecimiento, sequedad, tirantez y sensibilidad a factores externos pueden ser indicadores de piel sensible.
CAUSAS Y DESENCADENANTES

¿QUÉ CAUSA EL ENVEJECIMIENTO DE LA PIEL SENSIBLE?

La piel joven contiene sustancias naturales en un nivel tal que mantiene su buen funcionamiento. A medida que se produce el envejecimiento general de la piel, los cambios en los niveles de estas sustancias provocan cambios en su aspecto y sus sensaciones. Una de estas sustancias, la coenzima Q10, actúa energizando las células de la piel para mejorar su función regeneradora de manera que estas células se puedan reparar y reconstruir con mayor eficiencia.

Si hay una deficiencia de coenzima Q10 se produce una menor capacidad de regeneración de las células, lo que significa que la piel se hace más susceptible a los daños que provoca el estrés oxidativo. Con ello se puede producir una piel sensible que muestra signos de envejecimiento prematuro como por ejemplo líneas finas y arrugas así como una textura superficial seca.

FACTORES CONTRIBUYENTES

¿QUÉ OTROS FACTORES AFECTAN A LA PIEL SENSIBLE ENVEJECIDA?

Aparte de los inevitables procesos de envejecimiento que aparecen en el seno de la piel, incluyendo la pérdida de energía celular a medida que la piel envejece, hay cierto número de factores adicionales que pueden contribuir a la piel sensible envejecida.

Estrés oxidativo

El estrés oxidativo desempeña un papel significativo en las vías biológicas que aceleran el proceso de envejecimiento cutáneo. Aparece cuando ciertos factores de estilo de vida y la exposición a sustancias específicas desembocan  en la generación de radicales libres, moléculas volátiles que atacan a la estructura celular interna de la piel, fomentando su debilidad y una mayor probabilidad de aparición de signos visibles de envejecimiento prematuro, como arrrugas, pérdida de volumen y pérdida de densidad.

Mujer en postura de descanso.
Un estilo de vida agitado y excitante puede desencadenar el estrés oxidativo.

Los factores de estilo de vida que pueden contribuir a la agresión oxidativa son los siguientes:

Sol
La exposición sin protección a la luz UV es la causa principal del envejecimiento cutáneo. Además de acelerar la degradación del colágeno, que confiere a la piel su estructura, la exposición a los rayos UV puede causar inflamación y eritema solar que, a su vez, pueden hacer que la piel sea más sensible.

Tabaquismo 

La nicotina y los productos químicos tóxicos presentes en los cigarrillos afectan a la salud de las células y dificultan su función eficiente.

SOLUCIONES

ABORDAJE DE LA PIEL SENSIBLE ENVEJECIDA

Componentes fundamentales

Además de evitar los factores de estilo de vida que se indican, hay diversos ingredientes activos que han demostrado su capacidad para reducir los signos de piel envejecida y sensible.

  • Coenzima Q10
    La coenzima Q10 es una sustancia que se encuentra de manera natural en el cuerpo y que facilita que las células conviertan los nutrientes en energía. Los productos para el cuidado de la piel que incluyen la coenzima Q10 dan energía y fortaleza a las células y promueven la regeneración celular.

    La coenzima Q10 es un poderoso antioxidante. Ayuda a la piel a mantenerse firme y durante más tiempo al darle la capacidad de neutralizar los radicales libres resultado de factores medioambientales externos, como rayos UV y contaminación. Éstos factores contribuyen a la destrucción del colágeno y de la elastina responsables de los primeros signos de envejecimiento, como las líneas finas y las arrugas.


  • Ácido hialurónico
    El ácido hialurónico es una sustancia que se genera en el seno de la piel. Una de sus funciones fundamentales es la retención de humedad, con capacidad para fijar agua hasta 30 veces su propio peso molecular. A medida que envejecemos, disminuye la capacidad natural de la piel para producir ácido hialurónico, lo que inicia la formación y la profundización de las arrugas. Los productos como la gama Eucerin Hyaluron-Filler, que incluyen ácido hialurónico, pueden contribuir a aliviar la sequedad asociada a menudo con piel sensible envejecida.

  • Ceramida-3
    Las ceramidas son sustancias de presencia natural en las capas más superiores de la piel. Constituyen un tipo de lípidos que forman parte de la barrera esencial de la piel, responsable de mantener la humedad y excluir los irritantes. En procesos de piel seca existe a menudo un déficit de ceramidas. La inclusión de ceramidas en productos para el cuidado cutáneo puede ayudar a fortalecer la función de la barrera cutánea, calmar la sequedad cutánea y prevenir la irritación.

La piel sensible necesita un cuidado especial, que debe ser muy tolerable y no irritar la piel. La gama Eucerin Q10 ACTIVE muestra una buena tolerabilidad cutánea incluso en la piel muy sensible y, debido a la presencia de la coenzima Q10, posee propiedades antienvejecimiento adicionales.

Pauta de cuidado cutáneo

Es importante tratar suavemente la piel sensible envejecida con una pauta diaria de cuidado cutáneo que no irrite la piel ni exacerbe los síntomas existentes. La elección de productos limpiadores suaves exentos de colorantes y perfumes artificiales, como en la gama Eucerin DermatoCLEAN, puede contribuir a limitar la sensibilidad.

Mujer limpiándose la mejilla derecha con una gasa de algodón.
Eucerin DermatoCLEAN Emulsión Limpiadora es adecuado para la piel sensible.