Mujer utilizando un antitranspirante

Sudoración intensa: Causas, síntomas y soluciones

Todo el mundo suda, dado que la sudoración es una función corporal completamente natural. No obstante, puede llegar a ser extremadamente angustiosa y extropear casi la vida de una persona si tiene una sudoración excesiva y que no puede ser controlada. Este proceso, denominado hiperhidrosis, no es algo que nadie tenga que arrastrar como si fuese una carga. Descubra más acerca de los diferentes tipos de sudoración intensa.

SIGNOS Y SÍNTOMAS

Sudoración intensa: un proceso corriente

La sudoración es una función corporal normal. Todo el mundo suda cuando hace calor o en el curso de la actividad física, como la práctica de deportes. A través de las glándulas sudoríparas ecrinas se produce y se libera un líquido salado y transparente (99% de agua y 1% de sal), que cumple con la función física vital de enfriar nuestros cuerpos.

Puede aparecer una sudoración adicional cuando la situación es de estrés o nerviosismo: además de las glándulas sudoríparas ecrinas se activan las llamadas glándulas sudoríparas apocrinas y liberan una cantidad comparativamente pequeña de sudor con una composición diferente: es rico en proteínas y lípidos. Cuando el sudor apocrino es metabolizado por bacterias se desprende un olor corporal indeseado.  

La mayoría de las personas han experimentado también una sudoración excesiva e imprevisible, como después de realizar ejercicios de entrenamiento, estar en climas cálidos, etc... En estas situaciones, el cuerpo producirá y liberará mayores cantidades de humedad. En este caso, incluso en circunstancias en las que no aparecería habitualmente la sudoración (es decir, si las temperaturas son moderadas o cuando el cuerpo está en reposo), se trata de un proceso denominado hiperhidrosis. Las personas con hiperhidrosis pueden sudar excesivamente y descubrir que incluso no resulta útil cambiar las cicunstancias externas, como mantenerse alejadas del sol. Sus glándulas sudoríparas son hiperactivas.

Ilustración del proceso de transpiración
Las glándulas sudoríparas liberan el producto de la transpiración a través de los poros.

¿Tengo sudoración intensa o hiperhidrosis?

Usted puede tener sudoración intensa si...

Usted puede tener hiperhidrosis si...

Se forman placas húmedas de tamaño considerable debajo de los brazos, suda abundantemente en la cara y/o sus calcetines se humedecen durante el ejercicio o en climas cálidos

Los antitranspirantes normales no le protegen suficientemente frente a la sudoración

Percibe una mejora cuando utiliza antitranspirantes diseñados para la sudoración intensa

Los cambios en el estilo de vida producen un efecto positivo sobre la sudoración

Suda considerablemente más que la mayoría de las personas
 
Tiene como mínimo un episodio de sudoración excesiva por semana

Hay antecedentes de hiperhidrosis en su familia

Sospecha que podría tener un proceso médico subyacente

La sudoración excesiva puede variar entre una secreción moderada o una grave, con el resultado de grandes manchas húmedas en la ropa, pies y calzados húmedos y malolientes o manos pegajosas o húmedas.

Alrededor del 1% de la población suda excesivamente sin un motivo claro.

Los dos tipos de hiperhidrosis

Se utiliza el término hiperhidrosis cuando la sudoración excesiva rebasa las expectativas normales. Hay dos tipos principales. 

  • Cuando la sudoración excesiva afecta a ciertas partes del cuerpo, como manos, pies, partes de la cara o axilas, recibe el nombre de hiperhidrosis primaria (idiopática) o focal
  • Aunque la sudoración excesiva no se considera insana, puede constituir también un síntoma de un proceso médico, en ocasiones incluso una afección seria. En este caso se denomina hiperhidrosis secundaria, lo que significa que la sudoración excesiva es un efecto secundario de un proceso médico subyacente o una causa hormonal (como el embarazo o la menopausia). 

Las personas que presentan hiperhidrosis primaria o hiperhidrosis secundaria pueden vivenciar su proceso como molesto, angustioso y, en ocasiones, incluso extenuante. Por lo tanto, la sudoración intensa puede tener implicaciones y efectos psicológicos graves, como sensaciones de depresión y ansiedad causadas por la angustia social.

Mujer tomando la píldora
La medicación puede desencadenar síntomas de hiperhidrosis.
Mujer con aspecto angustiado
La hiperhidrosis puede causar estrés y éste puede desencadenar de nuevo los síntomas: trate de romper el círculo vicioso y encontrar alivio al estrés.

Síntomas: los efectos de la sudoración intensa

No hay ninguna forma establecida de definir la sudoración excesiva en términos de "cantidades de sudor". Sin embargo, si la sudoración intensa interfiere con la vida diaria y las actividades normales, puede tratarse de hiperhidrosis.

La descripción siguiente puede contribuir al diagnóstico:

Es probable que se trate de una hiperhidrosis primaria cuando la sudoración excesiva se presenta durante más de seis meses. Aparece predominantemente en las axilas, las palmas de las manos, las plantas de los pies o en zonas craneofaciales. Es más bien simétrica, no aparece durante la noche y en la mayoría de los casos ocurre por lo menos cada semana. Se basa en una predisposición genética y comienza antes de los 25 años de edad.

En casos de hiperhidrosis primaria o focal (en los que se afectan únicamente ciertas partes del cuerpo), las zonas afectadas son las siguientes:

  • Axilas (Hiperhidrosis axilar)
  • Espalda
  • Palmas de las manos (Hiperhidrosis palmar)
  • Cara (Hiperhidrosis facial)
  • Plantas de los pies
  • Pecho
  • Cara posterior de las rodillas

Mujer vistiendo una blusa lila con manchas de sudor en las axilas.
Aunque la hiperhidrosis puede ser motivo de vergüenza, trate de seguir con sus actividades sociales, por ejemplo, las deportivas.
Hombre con sudor en la cara
La hiperhidrosis es a menudo visble.

Estas zonas presentan una concentración inusitadamente alta de glándulas ecrinas, que son responsables de la sudoración. No obstante, los brotes de hiperhidrosis focal pueden experimentarse en varias partes del cuerpo al mismo tiempo.


Fecuencia de hiperhidrosis

Uno solo o más episodios de sudoración excesiva por semana es la frecuencia habitual para la mayoría de las personas con hiperhidrosis primaria o focal (sin embargo, nunca durante el sueño).

Con respecto a las personas que presentan hiperhidrosis secundaria (cuyo proceso obedece a una causa subyacente), la frecuencia de episodios de sudoración depende del proceso médico que los desencadena.

Afrontando los síntomas

Salir adelante con los brotes de sudoración intensa puede deteriorar la calidad de la vida cotidiana:

Las duchas frecuentes o el cambio de ropas durante un mismo día es laborioso; la reticencia a quitarse la americana o, por ejemplo, la sensación de estar desaseado en el momento de tener que dar un apretón de manos, puede dar lugar a angustia social. La persona afectada puede querer abstenerse de seguir con sus actividades deportivas. El proceso puede interferir incluso con los negocios o la vida laboral (manejar herramientas o utilizar un teclado puede llegar a ser difícil con, por ejemplo,  hiperhidrosis focal en la manos). El resultado puede ser el abandono social de las personas afectadas.

CAUSAS Y DESENCADENANTES

¿Por qué la sudoración puede llegar a ser excesiva?

La causa principal de la hiperhidrosis parece residir en una hiperactividad de la producción de glándulas sudoríparas (llamadas glándulas ecrinas).

La investigación ha demostrado que en casos de hiperhidrosis primaria o focal, la parte del cerebro que regula el proceso de sudoración emitirá señales a las glándulas ecrinas, incluso en ausencia de una necesidad real de enfriar el cuerpo. Esta disfunción del sistema nervioso autónomo causará la estimulación de la producción de sudor sin ninguna causa aparente y producirá efectos desagradables en las personas afectadas.

Se cree que la hiperhidrosis primaria o focal es genética, dado que el proceso tiende a afectar a familias enteras (los antecedentes familiares son evidentes en el 30 al 50% de la población). A menudo hay parientes que presentan o presentaban el proceso. Por otra parte, la hiperhidrosis focal afecta únicamente a personas sanas, con su inicio en la pubertad y su máximo habitual en la veintena o la treintena de la vida.

La causas de la hiperhidrosis secundaria difieren.
Pueden ser las siguientes:

  • Embarazo
  • Menopausia
  • Ansiedad
  • Abuso de sustancias y alcohol
  • Enfermedad cardíaca
  • Diabetes
  • Insuficiencia respiratoria
  • Obesidad
  • Gota
  • Glándula tiroides hiperactiva (hipertiroidismo)
  • Ciertas medicaciones
  • Lesión en los nervios periféricos
  • Enfermedad de Parkinson
Mujer tomando un vaso de vino tinto.
El alcohol puede desencadenar brotes de sudoración intensa.
Mujer embarazada sujetando su vientre
Las raíces de la hiperhidrosis son genéticas.

Es absolutamente crucial que cualquier caso de hiperhidrosis secundaria sea examinado por un médico para establecer el diagnóstico.

FACTORES CONTRIBUYENTES

La sudoración intensa puede ser transitoria o a largo plazo

Incluso si las raíces de la hiperhidrosis focal son genéticas, hay algunos factores que pueden contribuir a los brotes de sudor. Igual que con cualquier brote de sudoración intensa transitoria, aquéllos pueden ser desencadenados por ansiedad o nerviosismo en relación con una situación, encuentro o suceso concreto.

Los brotes de sudoración intensa pueden ser desencadenados también por cambios en el estilo de vida, alteraciones en el estado de salud general o incremento de peso, alcohol, y consumo de medicación o drogas. También pueden influir al respecto el clima o los cambios de temperatura.

Si la hiperhidrosis es causada por una infección, una enfermedad o cambios hormonales se trata de una hiperhidrosis secundaria y el factor contribuyente es en realidad la causa. En estos casos debe consultarse con un médico.

Los pequeños cambios en el estilo de vida pueden ser útiles si la sudoración es transitoria

Mujer en postura relajada
Trate de gestionar su vida diaria evitando el estrés.
SOLUCIONES

Tratamientos y medidas que ofrecen ayuda para la hiperhidrosis

No existe ningún tratamiento que pueda detener la sudoración. Después de todo, se trata de una función corporal esencial. No obstante, las personas afectadas de hiperhidrosis pueden elegir actualmente entre varias opciones que aliviarán los síntomas angustiosos de la hiperhidrosis. Algunos de ellos incluso permanentemente.

Se dispone de una amplia serie de opciones quirúrgicas y extraquirúrgicas, que difieren en cuanto a costes, efectos secundarios y duración de la eficacia. La mayoría de ellas actúan sobre los nervios que estimulan las glándulas sudoríparas. 

Un tratamiento eficaz puede dar lugar a mejoras espectaculares en las vidas de las personas que tienen que vivir con el proceso. En consecuencia, el diagnóstico y el tratamiento deben considerarse cuidadosamente.

Mano sosteniendo un inyectable
Los tratamientos para la hiperhidrosis pueden variar y deben ser comentados con un médico.

Los tratamientos deben ser comentados con un médico.

Aplicación tópica: Antitranspirantes

Los antitranspirantes son especialmente eficaces para minimizar la sudoración excesiva en las axilas a través de su componente principal (a base de sales de aluminio), siendo también la primera medida que recomiendan habitualmente los dermatólogos, dado que es un modo más bien "cosmético" y no invasivo de mantener a raya la sudoración.

Los antitranspirantes contienen sales de aluminio, como el Clorhidrato de aluminio (AHC) o el Cloruro de aluminio (AC), como sustancias activas. Actúan sobre las glándulas sudoríparas ecrinas y apocrinas ocluyendo, de modo parcial y reversible, el conducto de la glándula y reduciendo de este modo la cantidad de sudor producida. Esta oclusión es inocua. Dado que se produce menos sudor, hay menos humedad y perceptiblemente menos olor. Los antitranspirantes están disponbles en sprays o roll-ons, incluso pequeñas cantidades de antitranspirante pueden marcar una enorme diferencia en la cantidad de sudor producida.
Ilustración de glándulas sudoríparas
Los antitranspirantes contienen sales de aluminio que actúan ocluyendo, de modo parcial y reversible, el conducto de las glándulas sudoríparas.

En casos de sudoración excesiva recomendamos tratar de poner en práctica la pauta siguiente:

Utilice Eucerin Antitranspirante Roll-on 48h, tanto por la noche antes de acostarse como por la mañana. El uso de Eucerin Antitranspirante Roll-on 48h por la noche permite que los componentes activos ocluyan las glándulas sudoríparas. El tapón oclusivo no es arrastrado por el lavado en la ducha y dura por lo menos dos días. En consecuencia, el efecto del producto es más intenso a medida que aumenta la frecuencia del uso.

Mujer aplicándose Eucerin Antitranspirante Roll-on 48h
EucerinAntitranspirante Roll-on 48h permite que los componentes activos formen tapones oclusivos en las glándulas sudoríparas.

Entre las opciones del tratamiento dermatológico destacan las siguientes:

  • Toxina botulínica de tipo A
    (Conocida en general por el nombre comercial de Botox) Es útil sobre todo para las personas afectadas de hiperhidrosis axilar y se considera uno de los tratamientos mejor estudiados en la actualidad. Las inyecciones de esta sustancia neurotóxica contribuyen a inhibir la sudoración grave en las axilas: Se bloquea la transmisión de señales a las glándulas sudoríparas ecrinas a través de los nervios y se inhibe la sudoración. 
  • Iontoforesis (tratamiento eléctrico)
    Este método introduce iones en la piel a través de una corriente eléctrica. La electricidad actuará sobre las glándulas sudoríparas "desconectándolas" temporalmente. La iontoforesis es adecuada para tratar la hiperhidrosis local de las manos y los pies. En casos graves pueden practicarse incluso tratamientos quirúrgicos en la glándula tiroides. Las intervenciones (realizadas predominantemente con láser o cirugía) eliminan la señal que indica al cuerpo que suda excesivamente. El procedimiento está recomendado para los pacientes que presentan hiperhidrosis focal grave en las manos, las axilas o la cara. 
  • Medicación con los llamados fármacos anticolinérgicos
    Con este tratamiento sistémico, el bloqueo del neurotransmisor contribuirá a evitar la estimulación de las glándulas sudoríparas. Sin embargo, estos fármacos se han estado utilizando predominantemente para el tratamiento de la hiperhidrosis secundaria y producen efectos secundarios graves.

Otras medidas y procedimientos que podrían ayudar

Los síntomas de la sudoración intensa podrían mejorar por medio de cambios en el estilo de vida como los siguientes:

  • Evite las comidas especiadas, el alcohol y el café
  • No se exponga al sol
  • Vista ropas con fibras naturales como el algodón 
  • Elija ropas claras o muy oscuras con objeto de ocultar los signos de sudoración
  • Los forros protectores para axilas constituyen también una opción. Absorberán adicionalmente el sudor y protegerán la ropa

Mujer comiendo cereales
Algunos alimentos pueden desencadenar los síntomas de hiperhidrosis.