Cara de una mujer con la piel sensible y deshidratada

Piel facial seca y sensible Comprender las causas y determinar los cuidados adecuados

Cuando la piel carece de humedad tiene un aspecto mortecino y se siente con sequedad; es incapaz de actuar de manera efectiva como barrera, protegiendo al organismo de los agentes irritantes. El resultado es que se vuelve sensible.

Los síntomas y las causas subyacentes de la piel sensible, seca y deshidratada, son diversos, pero todos tienen en común una alteración en el balance de la humedad. La hidratación regular con productos adecuados puede abordar este problema al facilitar la hidratación de la piel. Unas decisiones juiciosas en el cuidado de la piel y en el estilo de vida también pueden ayudar a aliviar los síntomas de sensibilidad.

Una vez que se ha restaurado el equilibrio de hidratación de la piel, su función de barrera se ve fortalecida y tiene mayor capacidad para proteger al cuerpo frente a los agentes agresivos externos. La piel hidratada es menos propensa a sufrir sensibilidad, tiene un aspecto radiante y se siente dotada de suavidad y flexibilidad.

SIGNOS Y SÍNTOMAS

Cómo reconocer que la piel facial está sensible y desecada

La piel sensible es un problema que pueden experimentar los cuatro tipos de pieles: seca, normal, grasa y de combinación.

Algunas personas no muestran síntomas visibles pero comentan que determinados productos les producen una sensación incómoda en la piel. A medida que aumenta el nivel de sensibilidad, pueden presentarse los síntomas siguientes:

  • Sensaciones de rigidez e incomodidad.
  • Síntomas más extremos, como un enrojecimiento prolongado, erupciones, picores, pinchazos, quemaduras, inflamación y descamación dan lugar a que la piel se considere hipersensible.

Es difícil distinguir entre la piel sensible y la piel seca ya que a menudo se presentan otros problemas. La piel seca tiene una propensión particular a presentar sensibilidad y la piel sensible suele estar seca. Por eso es difícil identificar la causa subyacente y proporcionar el tratamiento adecuado. Puede consultar más información acerca de los signos y los síntomas de ambos problemas dérmicos en la sección especial sobre piel facial seca y sobre piel facial sensible.

Mujer tocándose las mejillas
Todos y cada uno de los cuatro tipos de piel -seca, normal, grasa y mixta- pueden ser sensibles
Vista detallada de una piel seca y deshidratada
La piel sensible puede aparecer como seca y deshidratada

Tanto la piel seca como la piel deshidratada muestra signos de desecación, pero las causas son distintas. No es infrecuente que la piel sensible esté deshidratada en algunas zonas (por ejemplo, las mejillas) mientras que aparece como piel grasa y con piel rota en otras zonas (especialmente en la zona T).

CAUSAS Y DESENCADENANTES

¿Qué provoca que la piel facial se vuelva seca y sensible?

La piel seca es un tipo de piel que se caracteriza por la falta de lípidos (aceite). Puede pasar a presentar deshidratación porque, debido a una menor cantidad de lípidos, la piel no puede retener con efectividad el agua de manera que se aumenta la evaporación en la piel. La piel deshidratada es reflejo de un problema causado por un contenido en agua insuficiente.

El denominador común de la piel sensible, seca y deshidratada es que aparece una alteración en el equilibrio hídrico. Cuando la piel carece de la hidratación necesaria para que actúe como una efectiva capa de barrera, se pierde aún más hidratación y ya no puede protegerse a sí misma frente a los agentes irritantes del exterior, como las bacterias o los contaminantes. Con ello aparecen sensaciones de rigidez y de incomodidad.

Para formar una barrera efectiva, la piel tiene que disfrutar del equilibrio adecuado entre:

  • Lípidos (aceite)
  • Agua
  • Factores naturales de hidratación (que incluyen sustancias de producción natural como la urea, el ácido láctico y el glicerol)

El glicerol (que también se denomina glicerina) es un alcohol dulce que produce nuestro organismo de manera natural y que utiliza la piel para facilitar la retención del agua. Es uno de los componentes claves para disponer de una función de barrera efectiva. El glicerol, junto con el agua, se entrega a las capas externas de la piel a través de los canales de distribución de los agentes hidratantes que posee la propia piel: las acuaporinas. Cuando las acuaporinas están comprometidas, la piel se deshidrata, tiene aspecto y sensación de sequedad y puede volverse sensible.

El diagrama muestra la evaporación del agua a través de un corte transversal de la piel
Cuando el equilibrio de hidratación de la piel se ve alterado, ya no puede impedir que se siga perdiendo hidratación
Diagrama que muestra las acuaporinas transfiriendo hidratación entre capas de la piel
Las acuaporinas -el sistema de distribución de la hidratación que posee la propia piel -mantienen la piel hidratada

Existe toda una gama de factores internos y externos que pueden modificar la efectividad de los canales de distribución de la hidratación que posee la propia piel, provocando que la piel se deshidrate o se sensibilice:

Los factores internos son:

  • Genética
  • Influencias hormonales
  • Enfermedades de la piel

Los factores externos son:

  • Influencia del medio, como por ejemplo radiación UV o contaminación
  • Medicación
  • Dieta
  • Estilo de vida: falta de sueño, demasiado estrés, fumar, régimen inadecuado de cuidado de la piel

Más información acerca de estos factores en la sección factores que influyen en la piel.

Mujer con un vaso de agua a punto de ingerir una pastilla
Ciertas medicaciones pueden afectar al equilibrio natural de hidratación de la piel
Agua con vapor que sale de un cabezal de ducha
El lavado frecuente con agua caliente puede provocar la desecación de la piel
FACTORES CONTRIBUYENTES

Factores que exacerban la piel facial seca y sensible

Una vez que la piel se ha vuelto sensible, algunos de los factores causales del problema pueden exacerbar y prolongar la sensibilidad.

Alternativas para el cuidado de la piel

  • Lavarse la piel con demasiada frecuencia en un agua demasiado caliente elimina los lípidos de protección de la piel y puede provocar su posterior desecación.
  • Dos ingredientes como el laurilsulfato sódico, el mentol o una concentración elevada de alcohol desnaturalizado - que aparece en algunos productos de limpieza e hidratantes - también puede provocar incomodidad de la piel sensible.
  • Los exfoliadores y peelings químicos pueden provocar irritación en una piel que ya está sensible.
  • Rasurado; tanto una acción desfoliante como los productos que se utilizan después del rasurado suelen provocar sensibilidad.

Medioambientales

  • La exposición excesiva al sol y la falta de protección apropiada frente a los rayos UV.
  • El aire seco del interior de los aviones comerciales, así como la falta de humedad que provoca la calefacción central, afectan a la hidratación de la piel.
Mujer con una pastilla de jabón en las manos
Los productos de limpieza agresivos pueden provocar incomodidad en la piel sensible
Mujer haciéndose sombra en la cara frente a los rayos del sol
La exposición excesiva al sol puede exacerbar la sensibilidad de la piel

Estilo de vida

  • Beber agua: si el cuerpo se deshidrata, la aportación de elementos hidratantes a la piel se ve afectado.
  • Fumar: los productos químicos peligrosos que aparecen en el humo del tabaco secan e irritan la piel.

Más información acerca de estos factores en la sección factores que influyen en la piel.

Soluciones

Tratamiento y alivio de la piel seca y sensible

Si bien las causas, los síntomas y las descripciones son variables, lo que necesita siempre la piel seca, sensible y deshidratada es una hidratación intensa y duradera. Esta hidratación se puede proporcionar seleccionando y utilizando un agente hidratante adecuado. Busque:

  • Productos que se han probado en la piel sensible demostrando su compatibilidad.
  • Productos libres de perfumes o de cualquier ingrediente que usted sepa que puede irritar su piel.
  • Productos adecuados para su tipo particular de piel -normal, seca, grasa o mixta.

Las medidas siguientes también ayudan a controlar y a reducir al mínimo la sensibilidad, al evitar los factores desencadenantes que provocan incomodidad:

  • Cambio de los hábitos de baño: Reducir el tiempo que se pasa en el baño y en la ducha, así como la temperatura del agua, facilitará el equilibrio natural de la piel. Más información sobre cómo cuidar la piel sensible.

Mujer con un vaso de agua
Una buena nutrición puede facilitar el control y reducir al mínimo la sensibilidad de la piel
Mujer aplicándose crema en las mejillas
Utilice un hidratante que se haya formulado especialmente para la piel sensible

La gama de hidratantes Eucerin AQUAporin ACTIVE se ha formulado especialmente para proporcionar una hidratación intensa de 24 horas a todo tipo de pieles sensibles, deshidratadas y secas. Actúa a tres niveles para conseguir una piel radiante, suave y flexible:

  1. Mejora el sistema de hidratación de la propia piel -las acuaporinas- garantizando que la piel consigue la hidratación que necesita desde el interior.
  2. Retiene más agua en las capas externas de la piel.
  3. Fortalece el blindaje de protección de la hidratación de la propia piel, ayudándole para que retenga el agua durante más tiempo y potenciando su resistencia frente a agentes irritantes externos.

Los productos de la gama han demostrado su efectividad a la hora de mejorar significativamente la hidratación de la piel. Todos los productos están libres de fragancias y de parabenos y han demostrado su compatibilidad con la piel sensible.

Imagen de envases de la gama Eucerin AQUAporin ACTIVE
La gama Eucerin AQUAporin ACTIVE proporciona un hidratación de 24 horas para la piel sensible
Mujer utilizando un aplicador refrescante de Eucerin AQUAporin ACTIVE Contorno de Ojos
Los productos de Eucerin han demostrado su compatibilidad con la piel sensible