Mujer aplicándose crema sobre la pierna.

Síntomas, causas y soluciones

La mayoría de las personas han experimentado xerosis o piel seca en alguna etapa de su vida. Cuando llega a ser grave, puede afectar a las personas tanto física como emocionalmente. Seguir una pauta de cuidado cutáneo adecuada, que no exacerbe el proceso y proporcione cuidado e hidratación suficientes, es la clave para controlar los síntomas de xerosis. El conocimiento de las diversas causas y las soluciones pertinentes ayuda a personalizar la pauta para intensificar su eficacia.

Xerosis: ¿Qué es?

Xerosis es el nombre médico de la piel seca. Procede del griego, dado que "xero" significa "seco" y "osis" significa "enfermedad" o "trastorno médico". Está causada por una falta de agua en la piel, que puede deberse al envejecimiento (xerosis senil) o a enfermedades subyacentes como diabetes. El resultado es una

piel seca, áspera y tirante, que puede progresar hasta adquirir un aspecto muy áspero e incluso escamoso y flocular.

 

Siempre que esté inseguro/a acerca de su proceso cutáneo, es importante que consulte con su dermatólogo para que establezca un diagnóstico personal. El test cutáneo puede ser también una herramienta útil.

La capacidad de la piel para regular la hidratación, o la concentración de agua en las capas superiores, depende de tres factores fundamentales que aparecen a diferentes profundidades dentro de la piel:


  • En las capas superiores de la piel, varias moléculas higroscópicas, como urea, lactato, APC (ácido pirrolidincarboxílico), sales y aminoácidos, atraen y fijan grandes cantidades de agua.
  • Los lípidos de la barrera propia de la piel (por ejemplo, ceramida-3) efectúan la función vital de reducir la pérdida de agua debida a evaporación.
  • En las capas más profundas de la piel, la red de humedad vital propia de la piel impulsa el agua hacia arriba a través de los canales de acuaporinas.

Lea más en piel seca en general

Este delicado sistema funciona bien y se adapta a los requisitos de hidratación de la piel, manteniendo una concentración adecuada de agua en un ambiente cambiante. No obstante, varios factores internos (endógenos) y externos (exógenos) pueden perturbar este sistema, dando lugar a piel seca. La gravedad de los síntomas depende del número de factores presentes.

Primer plano de piel seca
La piel seca no es capaz de regular su hidratación.
Primer plano de piel seca
Factores internos y externos pueden perturbar la capacidad de hidratación de la piel.

Xerosis: Signos y síntomas

La xerosis es un proceso corriente experimentado por millones de personas, bien sea de forma crónica o aguda. Lo mismo que los factores que sustentan la hidratación cutánea son múltiples, una falta de agua dentro de la piel puede presentarse de modos diversos. Lo más frecuente es que la piel seca presente un par de estos síntomas, mientras que la piel muy seca los presenta todos  en cierto grado:

  • La tirantez se debe a que la piel pierde su elasticidad a causa de la deshidratación. La piel llega a ser menos flexible cuando se deshidrata y pierde volumen en presencia de un déficit de agua.
  • La aspereza está causada también por la sequedad, que incrementa la tasa de muerte celular en las capas superiores de la piel, dejando una capa más gruesa de células muertas en la superficie cutánea.
  • La piel escamosa es similar a la piel áspera, sólo que la capa superior de la piel o estrato córneo se ha vuelto seco e inflexible.
  • La piel flocular aparece cuando se exfolian las escamas de la piel seca. En ocasiones puede trratarse sólo un polvo fino.
  • El picor es otro resultado de la sequedad: es una reacción impulsiva al malestar causado por una piel tirante, que funciona deficientemente.
  • La sensibilidad está causada por la piel seca incapaz de evitar la penetración en la superficie cutánea de irritantes, como agua caliente, perfumes y productos químicos. No obstante, la piel sensible no siempre se debe a sequedad.
La piel seca puede aparecer en cualquier zona corporal, aunque predominantemente asienta en zonas localizadas que están más afectadas que el resto del cuerpo.

Mujer rascándose el escote
El picor (debido a sequedad) puede ser uno de los resultados de la piel tirante y con función deficiente.
Una frente femenina con aspecto enrojecido y escamoso
La piel seca, áspera y tirante puede afectar también a la cara.

Procesos cutáneos inflamatorios como la dermatitis atópica y la psoriasis causan predominantemente zonas localizadas de piel xerósica. Lea más acerca de psoriasis, dermatitis atópica en la cara o en el cuerpo o acerca de piel atópica de los niños en la cara o el cuerpo.

Solicite siempre asesoramiento profesional para establecer un diagnóstico personal si presenta algunos de estos síntomas.

Causas de la xerosis

Se ha demostrado que tres deficiencias fundamentales en la piel contribuyen a la xerosis:

Déficit de lípidos de la barrera cutánea
Las células de la capa córnea están unidas entre sí mediante lípidos epidérmicos. Estos lípidos son esenciales para una piel sana, dado que crean su barrera protectora y fijan humedad. En ausencia de estos lípidos, la piel puede llegar a secarse y percibirse tirante y áspera.

Déficit de factores hidratantes naturales (FHN)
Aparte de la urea, la piel también contiene otros  factores hidratantes naturales (FHN). Estos son lactato, APC, sales y azúcares. Igual que la urea, estos factores hidratantes naturales atraen la humedad hacia el estrato córneo o la  capa superior de la piel,  y la fijan dentro evitando que ésta llegue a secarse, descamarse y dañarse.

Déficit de la red de humedad propia de la piel
Las acuaporinas son canales acuosos microscópicos localizados en las membranas celulares, que controlan la transferencia de agua al interior y al exterior de las células.
Las acuaporinas forman una red que transmite humedad a través de las diferentes capas cutáneas epidérmicas.

Ilustración de factores hidratantes naturales evaporándose a través de la piel
Cuando la piel carece de lípidos u otros factores hidratantes naturales, puede llegar a secarse y dañarse.
Ilustración del número limitado de acuaporinas.
Nivel de humedad reducido debido a un limitado número de acuaporinas.

Factores que contribuyen a la piel seca

Varios factores externos inician los cambios fisiológicos anteriormente descritos, que pueden dar lugar a xerosis:

El entorno externo de la piel: humedad, limpieza y luz solar

  • La piel seca es más corriente cuando la humedad ambiental es baja, lo que sucede en invierno y, en ocasiones, durante un verano cálido.
  • La limpieza, especialmente si es frecuente, causa la destrucción de la barrera natural de la piel. Esto es sobre todo así cuando se utilizan limpiadores o detergentes agresivos.
  • La luz solar puede causar sequedad cutánea, dado que los rayos UV incrementan la tasa de evaporación desde la piel lo cual, a largo plazo, puede causar el envejecimiento prematuro de la piel que afecta a su capacidad para mantener una hidratación suficiente.

El entorno interno de la piel: edad, deshidratación, dieta, medicación y enfermedad
  • En estudios se ha comunicado que los niveles de lípidos en el estrato córneo se reducen con el envejecimiento. Esto puede dar lugar a sequedad inducida por el envejecimiento.
  • Un cuerpo deshidratado no puede permitirse el suministro de agua a la piel.
  • La dieta es importante, dado que lípidos vitales, FHN y nutrientes son necesarios para mantener una piel sana.
  • Ciertas medicaciones, especialmente diuréticos, causan que el cuerpo llegue a deshidratarse lo cual, a su vez, puede dar lugar a xerosis.
  • Procesos cutáneos como dermatitis atópica, psoriasis y diabetes comparten la piel seca como síntoma común.

Mujer vistiendo ropas de invierno.
Factores ambientales como el frío pueden influir sobre los cambios fisiológicos.
Manos jabonosas.
No deben efectuarse lavados con demasiada frecuencia, dado que podrían destruir la barrera natural de la piel.
Mujer tomándose la píldora.
La medicación podría deshidratar el cuerpo.

¿Qué podemos hacer en presencia de xerosis?

Históricamente, el tratamiento de la xerosis ha sido fundamentalmente sintomático con el propósito de aliviar a corto plazo los síntomas a través de la aplicación tópica de lípidos, principalmente aceites vegetales, humectantes y FHN, como la urea y el lactato. A medida que han llegado a conocerse mejor las causas y los desencadenantes de la xerosis, los médicos han descubierto que un enfoque más natural y constante para tratar la xerosis da lugar a mejores resultados.  Esta estrategia se inicia evitando o minimizando las causas y los factores contribuyentes de xerosis, centrándose en el mantenimiento de una pauta de cuidado cutáneo facial y corporal con una limpieza e hidratación adecuadas.

Limpiando la piel seca

La limpieza suave pero efectiva de la piel es una condición previa esencial no sólo para la aplicación consecutiva de tratamientos tópicos, por ejemplo, en la dermatitis atópica, sino también de hidratantes faciales en el cuidado de procesos de piel seca. La elección de un producto limpiador de la piel idóneo, que no deteriore la función de la barrera cutánea, es crucial para la eficacia de un tratamiento de hidratación cutánea subsiguiente.

Mujer aplicándose un limpiador en la cara con una gasa de algodón.
Se recomienda el uso de limpiadores suaves.

Mejorando la hidratación cutánea

La hidratación cutánea es regulada de muchos modos, cada uno de los cuales es influido por numerosos factores diferentes. Para tratar eficazmente la xerosis debe abordarse cada uno de los factores implicados en la modulación y el mantenimiento de la hidratación cutánea.

Existe a menudo un déficit de urea en la piel seca y, en consecuencia, se trata de un componente corriente en los hidratantes. Son causas adicionales de xerosis una falta de otros  factores hidratantes naturales (FHN) y lípidos de la barrera cutánea. El suministro de estas moléculas vitales por vía tópica puede restablecer la capacidad de la piel para regular la hidratación. Además, se ha demostrado que un nuevo humectante y conjugado de glicerol y glucosa, el glicerilglucósido (GG), estimula la red de humedad propia de la piel.

Cuando se evaluó clínicamente para el tratamiento de la xerosis en comparación con la base (vehículo) de la loción que contiene urea, ácido láctico y glicerol, los hidratantes que contienen una serie de FHN, glucoglicerol y ceramida-3 proporcionaron no sólo una hidratación cutánea superior sino más persistente y, en consecuencia, representan un avance en el tratamiento de la xerosis. Además, ambos hidratantes mejoraron significativamente la hidratación cutánea, la función de la barrera de la piel, la sequedad visible y la aspereza táctil, en comparación con sus vehículos. La tolerabilidad cutánea fue también muy buena.

En resumen, productos para el cuidado de la piel como la gama Eucerin Urea, formulados con combinaciones únicas de agentes hidratantes cutáneos efectivos que abordan los déficits fundamentales que aparecen en la xerosis, proporcionan opciones terapéuticas avanzadas para el tratamiento de esta enfermedad cutánea.

Mujer con sujetador tocándose el brazo derecho.
Utilice productos con urea, un componente importante en los hidratantes.
Manos femeninas tocando las piernas.
Los productos Eucerin Piel Seca proporcionan un cuidado cutáneo eficaz para la piel seca y la piel extremadamente seca.
Ilustración de pérdida y distribución de humedad en la piel

Si los síntomas cambian o si no estas seguro que las pautas de tratamiento sean las mejores, por favor busca el consejo de un dermatólogo.

Evitando los factores contribuyentes

Además de poner en práctica una buena pauta de limpieza e hidratación, es importante evitar los factores que contribuyen a la piel seca. Así se ayudará a reducir el impacto de la piel seca y la necesidad de tratamiento.


  • Evite el aire seco pasando menos tiempo en el exterior en presencia de un tiempo cálido, árido o frío y utilizando un humidificador en el interior en presencia de calor.
  • Reduzca el tiempo expuesto al agua caliente, tomando duchas rápidas de agua tibia en lugar de baños calientes prolongados.
  • El uso de guantes cuando se lavan los platos contribuirá a evitar el contacto con agua caliente y detergentes agresivos.
  • Vista ropas confeccionadas con materiales naturales, como el algodón y la seda, para no irritar la piel. Aunque la lana es natural, puede irritar la piel atópica y debe ser evitada en esta situación.
  • Trate de usar para el lavado de la ropa un detergente sin colorantes ni perfumes, dado que estas sustancias pueden permanecer en la ropa después del lavado y podrían irritar la piel seca.

Mujer sujetando un vaso de agua.
Asegúrese de beber una cantidad suficiente de agua.